Los sitios de inyección - elija cuidadosamente


La insulina debe inyectarse en el tejido graso subcutáneo

Siempre inyecte la insulina en el tejido graso entre las capas superiores de la piel y el músculo. La inyección en el tejido graso subcutáneo hace que la insulina se distribuya y se absorba bien. La inyección en la epidermis o en el músculo hace que la actividad de la insulina sea difícil de predecir, y por lo tanto puede originar fluctuaciones de los niveles de azúcar en la sangre. Se puede inyectar en el abdomen, en los muslos y en las nalgas.




Se puede inyectar en el abdomen, en los muslos y en las nalgas.

Se recomienda que se inyecte insulina en el tejido graso del abdomen, en los glúteos o en la parte externa o frontal superior del muslo. Mantenga por lo menos dos dedos de ancho (3 cm) de distancia del ombligo. Evite las inyecciones en el brazo superior o en el lado interior de la parte superior del muslo ya que existe riesgo de que se pueda inyectar en un músculo.

Los peligros de la inyección en un músculo son:

• El riesgo de hipoglucemia aumenta debido a la absorción inesperadamente rápida (inicio del efecto)

• Fluctuaciones sin motivo aparente en el nivel de azúcar de la sangre.

• Dolor / presión durante la administración de insulina.

• Nota: La inyección intramuscular de algunos tipos de insulina no se ha aprobado.

Los peligros de la inyección en la epidermis:

• Deficiencia de insulina (hiperglucemia) debido a la absorción de insuficiente insulina o a la filtración de insulina desde el sitio de punción.

• Dolor / ardor durante la inyección.

• Irritación de la piel o moretones.

La velocidad de la acción de la insulina varía

Debe inyectarse insulina a la misma hora todos los días y siempre en la misma parte del cuerpo (pero en distintos puntos de inyección), por lo que se puede estimar la acción de la insulina con mayor precisión. Es importante observar que la absorción de insulina y la acción son más rápidas cuando se inyecta en el abdomen, seguido de la parte superior del muslo y las nalgas.

La insulina de acción corta se inyecta generalmente en la zona abdominal para conseguir un efecto rápido.

La insulina de acción prolongada se inyecta generalmente en la parte superior del muslo o en las nalgas porque la duración de la acción es prolongada allí.
La velocidad de la acción de la insulina también aumenta al mejorar el flujo sanguíneo en el sitio de la inyección. Esto se puede conseguir por medio de:

• Dar masajes / frotar en el lugar de la inyección.

• Tomar sol, estar en una sauna o darse un baño caliente.

• Inyectar en la parte superior del muslo seguido de actividad física (por ejemplo, caminar, trotar, andar en bicicleta).

• Otras actividades / medidas que conduzcan a un mayor flujo sanguíneo de la zona en cuestión.


Los puntos de inyección se deben cambiar

Cambie el lugar de la inyección después de cada inyección, si es posible siguiendo un "principio de rotación" fijo. Los sitios deben estar al menos 3 cm de distancia unos de otros para evitar el endurecimiento de los tejidos (lipohipertrofia).

Evitar la inyección en el tejido afectado

La absorción y la acción de la insulina son impredecibles cuando se inyecta en el tejido endurecido o en los depósitos de grasa (lipohipertrofia), cicatrices, lunares o moretones. Usted definitivamente debe evitar inyectar la insulina en estos sitios.