Técnica de inyección

Recomendación: inyección realizando un pliegue cutáneo en un ángulo de 90°

Le recomendamos que se inyecte realizando un pliegue cutáneo en un ángulo de 90 ° (verticalmente). En caso contrario, los pacientes a menudo se inyectan con demasiada profundidad y afectan el tejido muscular. Haga un pliegue cutáneo al inyectarse la insulina pellizcando la piel entre el pulgar y el índice (no fuerce el músculo). Elija una longitud de aguja adecuada.

Inyección realizando un pliegue cutáneo en un ángulo de 45°

La inyección en un ángulo sólo se recomienda cuando hay muy poco tejido subcutáneo graso. Si se inyecta en un ángulo, el ángulo debe ser de al menos 45°. Si se inyecta en un ángulo menor de 45°, la insulina sólo puede llegar a la dermis, y puede entonces causar posiblemente una roncha o hematoma en el sitio de la inyección.


Inyección sin un pliegue cutáneo en un ángulo de 45° o 90°

Usted puede inyectarse sin un pliegue cutáneo si tiene una capa muy gruesa de tejido graso subcutáneo. Es importante tener en cuenta que la inyección en un ángulo de 45° se recomienda cuando no se utiliza un pliegue cutáneo. La aguja debe ser corta o de longitud media como máximo (6 a 8 mm o 10 mm).

Debe inyectarse insulina en un ángulo de 90 ° (verticalmente) sin un pliegue cutáneo sólo en circunstancias excepcionales, ya que el riesgo de la inyección en el músculo es especialmente alto.